En nuestra empresa de pulido de piezas metálicas en Madrid centro, apostamos por la precisión y las ventajas que ofrece la soldadura por láser. 

Es un proceso que se lleva a cabo por fusión, utilizando la energía aportada por un haz de rayo láser y que funde y recristaliza el material o los elementos a unir, logrando la unión deseada. La soldadura se produce por el calentamiento de la zona y la posterior aplicación de presión sobre los puntos a unir, sin que intervenga habitualmente ningún material externo.

En este proceso, la energía del láser se focaliza en una zona muy reducida del material y al llegar a la temperatura de fusión se produce la ionización de la mezcla entre el elemento vaporizado y el gas protector. Gracias a la gran capacidad de absorción energética del plasma, prácticamente toda la energía del láser logra transmitirse directamente al material a soldar, sin ningún tipo de pérdidas.

Esta soldadura por haz de láser permite conseguir un cordón homogéneo en una pequeña área de la pieza, reduciendo las posibilidades de alterar la composición química o física del material soldado. Esto permite que el proceso tenga múltiples aplicaciones en diferentes sectores, aportando soluciones de la más alta precisión.


Algunas de las más importantes ventajas de este tipo de soldadura son la ausencia de inercia, lo que favorece arranques y paradas rápidas, la alta localización de energía con un aporte térmico bajo, una mínima deformación de las piezas en comparación con otros procesos, la alta velocidad de soldadura con buena penetración, la consecución de cordones de alta calidad con resistencia a la tracción y fatiga y la posibilidad de acceder a zonas difíciles y trabajar sobre materiales resistentes como el titanio. 

En Rectyafil apostamos por la más alta tecnología aplicada a cada uno de los procesos de nuestra actividad, ya sea en el pulido de piezas metálicas en Madrid centro como en el rectificado para diferentes sectores industriales.